Responsabilidad Civil Profesional

La responsabilidad obligatoria de los profesionales

¿Qué es

la Responsabilidad Civil Profesional?

¿Qué debe cubrir

un Seguro de Responsabilidad Civil Profesional?

¿Qué debo valorar

a la hora de contratar un Seguro de Responsabilidad Civil Profesional?

¿Qué es la Responsabilidad Civil Profesional?

El Artículo 1902 del Código Civil establece que “el que por acción u omisión causa un daño a otro interviniendo culpa o negligencia, está obligado a reparar el daño causado”.

Estamos obligados a resarcir de los daños producidos a otros en cualquier ámbito de la actividad humana. Entre ellas, nuestra actividad profesional.

En este punto, debemos ser claros: la RC Profesional no existe como tal sino como una parte de la Responsabilidad Civil general que nos obliga a todos y en todo. Si hablamos de la RC Profesional como un aspecto autónomo, lo hacemos influidos por una división meramente funcional, establecida por las Compañías Aseguradoras para ofrecer productos de seguro diferentes que cubran riesgos específicos ligados a las distintas actividades profesionales. Así, hablamos de RC Locativa,  de Explotación, Patronal; entre otras.

La RC Profesional se ve muy influenciada, además, por los productos de seguro ofrecidos a los profesionales colegiados a través de los propios colegios; de una época en la que la colegiación y la contratación de este tipo de seguros eran obligatorias para el ejercicio de las profesiones.

Salvo en el caso de los médicos y los abogados, poco queda de esta situación. En este blog contamos por qué.

Por otro lado, muchas nuevas profesiones tienen riesgos específicos de RC Profesional para las que las Aseguradoras han diseñado productos de seguro específicos cuyas características vamos, también, a intentar analizar.

Más información acerca de qué es

la Responsabilidad Civil Profesional

Más información acerca de qué debe cubrir

un Seguro de Responsabilidad Civil Profesional

¿Qué debe cubrir un Seguro de Responsabilidad Civil Profesional?

La principal cobertura de este tipo de seguros debe ser la de hacer frente, por cuenta del asegurado, a la indemnización necesaria para la reparación de cualquier daño causado en el ejercicio profesional.

No obstante, las pólizas suelen incluir otras coberturas adicionales tales como:

  • Defensa Jurídica: Compensación por los gastos legales (abogados, procuradores, peritajes, informes, etc.) necesarios para la investigación del caso, la cuantificación de la indemnización necesaria para resarcir al perjudicado por los daños ocasionados en el ejercicio profesional y la defensa del asegurado.
  • Fianzas: Prestación de las posibles fianzas impuestas al asegurado; que los juzgados estimen oportunas para hacer frente a las indemnizaciones solicitadas por los posibles perjudicados por errores, omisiones o negligencias en el desempeño profesional del asegurado.
  • Indeminización por Inhabilitación Profesional: Una prestación que se abonará al asegurado cuando los daños sean tan graves que se le pueda haber impuesto a este una inhabilitación profesional que le impida ejercer sus labores.
  • Pérdida de documentos: Resarcimiento de los gastos de restauración o copia de los documentos confiados al asegurado para el ejercicio de sus actividades profesionales y que hubieran resultado deteriorados, extraviados o destruidos accidentalmente por este.

¿Qué debo valorar a la hora de contratar un Seguro de Responsabilidad Civil Profesional?

Además del aspecto evidente del coste (la prima a pagar por el Seguro de Responsabilidad Civil Profesional), es importante valorar otros detalles, ya que de su contenido pueden derivarse importantes efectos a la hora de hacer uso de las coberturas:

  • Suma Asegurada: Es la máxima indemnización a que estará obligada a hacer frente la aseguradora en caso de siniestro.
  • Retroactividad: La mayoría de los Seguros de Responsabilidad Civil incluyen un tipo de cláusula conocido como “claim made”; que significa que la aseguradora atenderá reclamaciones comunicadas a partir de la fecha de firma de la póliza, independientemente de cuándo tuvo lugar el acto o el error que ocasionó las mismas.
  • Franquicia: Es la cantidad de dinero que correrá a cargo del asegurado en caso de siniestro y que será descontada de la indemnización a abonar por la Compañía.
  • Coberturas: Además de las básicas (responsabilidad civil profesional y defensa jurídica) podrían incluirse otras según las necesidades del técnico (pérdida de documentos, inhabilitación profesional, protección de datos, etc.).
  • Actividad Profesional: Debe describirse de forma detallada ya que existe el riesgo de que la aseguradora rechace la cobertura de ciertos siniestros si su desempeño dentro de la actividad profesional del asegurado no ha quedado suficientemente claro a la hora de la firma del póliza.
  • Ámbito Territorial: Que debe coincidir con el ámbito geográfico en el que existe posibilidad de producirse algún siniestro.

Más información acerca de qué debo valorar

a la hora de contratar un Seguro de Responsabilidad Civil Profesional